El mejor bono de apuestas deportivas en México 2019

Me gustaría decirte que hay una respuesta simple para esta pregunta, sin embargo, lo que es mejor para nosotros siempre dependerá del lugar en el que estemos parados. Así pues, te describiré tres escenarios hipotéticos en los que puedes verte como apostador, bien seas un neófito, un iniciado o un conocedor. Presta atención a los indicadores que voy a darte porque a veces juramos estar en un momento de nuestra evolución como apostador que no corresponde a la realidad, y los resultados terminamos pagándolos tarde o temprano cuando vemos que nuestra cuenta ha quedado finalmente vacía.

No te presentaré un solo bono, sino una pequeña comparativa de varios e incluso pequeñas combinaciones que puedes llegar a construir para maximizar tus ganancias. Según mi propia experiencia no existe un bono que podamos llegar a llamar ‘el mejor’, pero si hay formas en las que podemos acoplarnos a lo que nos ofrecen y hacerlos rendir a nuestro favor.

El mejor bono de apuestas para jugadores neófitos en México

Supongamos que recién estamos empezando en esto. Estamos listos para ver los octavos de final de la Champions League con la muchachada y alguien nos tienta con la idea de que nos apostemos en contra del Real Madrid que a duras penas clasificó. La idea nos suena y decidimos aceptar su invitación.

En este caso, tenemos una combinación de bonos que pueden resultarnos muy útiles como jugadores inexpertos. El primero sin lugar a dudas es el bono sin depósito de 400 pesos mexicanos que ofrece Caliente.MX, todo lo que tendremos que hacer es abrir nuestra cuenta, verificar nuestro teléfono y automáticamente se nos acreditará esa cantidad para que hagamos nuestra apuesta.

Sin embargo, si ya estamos en Caliente.MX y no tenemos para hacer un depósito grande de 3,000 pesos que se multiplique por dos y nos permita tener con que jugar fuerte, podemos decirle al amigo que nos invitó a apostar que nos comparta su código de registro y por nuestro primer depósito de 300 pesos, el recibirá un pequeño bono de 200 y a nosotros se nos acreditarán 100 pesos más.

Esta combinación de bonos de Caliente.MX es la ideal para un escenario en el que no queremos arriesgar mucho dinero o simplemente no disponemos de los recursos para jugar. Lo que sí tienes que saber es que si haces uso del bono sin depósito, tu techo máximo de ganancia serán 2,000 pesos mediano y deberás depositar al menos 100 para poder extraer las ganancias.

Estadísticamente tenemos todo en contra en el caso del bono sin depósito, pero no es imposible lograr arrancarle alguna ganancia. Lo importante es jugar con paciencia y no desesperarnos, después de todo, pese a su gratuidad tendremos 30 días para hacerlo efectivo.

Hablemos de los jugadores iniciados y sus bonos

Digamos que ya hemos superado el miedo a perder dinero y sabemos cómo funciona el tema de las cuotas y las ofertas que nos hacen los diferentes operadores habilitados en México. En ese caso hay tres bonos con depósito que tienen mucho que ofrecernos y en cuyo caso dependerá por un lado de nuestro presupuesto y por otro de nuestra paciencia para liberarlos, cual es el mejor.

Por un lado está Caliente.MX que se ofrece a doblar nuestro primer depósito con un techo de 3,000 pesos mexicanos. Cuantitativamente es la mejor oferta que hay en el mercado nacional en este momento, sin embargo, las condiciones de liberación son estrictas en cuanto a las cuotas de los mercados en que debemos usarlo y nos permite una ganancia máxima de 10,000 pesos.

La estrategia de Codere.MX es mucho más discreta, pero no deja de ser interesante. En este caso el bono que nos ofrece el operador español es simplemente doblar nuestra primera apuesta por un valor de hasta 500 pesos mexicanos. No obstante, en este caso, tanto las cuotas, como las condiciones para liberar el bono son muchísimo más convenientes. Empezando por el hecho de que no nos exigen rollovers.

Y en este escenario aparece Bet365 México con un bono de bienvenida bastante equilibrado. En este caso la gratificación máxima que obtendremos por nuestro depósito será de 1,500 pesos mexicanos, sin embargo, la cuotas para la liberación están justo en el medio entre las que nos exigen Codere.MX y Caliente.MX. Lo interesante sin embargo es que al menos en los términos y condiciones no hay explicitado un límite de ganancia que podamos obtener a través de este bono.

En este tipo de bonos la probabilidad de liberación es un poco más benévola con nosotros, sin embargo, tiene sus límites. El objetivo de la casa de apuestas no es doblar nuestro dinero sino incentivarnos a hacer un depósito más grande en nuestra cuenta, así que tenlo presente. El tamaño no siempre es lo más importante.

Hablemos de los apostadores más hardcore

Las apuestas combinadas no son para todo el mundo. Definitivamente hay que tener valor para arriesgarse a tomar una combinación de 3 juegos, pero qué decir de 14 o más y en este sentido claramente el operador que se ofrece a multiplicar de forma más generosa tus ganancias es Caliente.MX.

No será fácil que aciertes 14 resultados sin equivocarte, pero si la diosa fortuna decide bendecirte con una racha de buena fortuna, mientras operadores como Bet365 y Codere.MX te ofrecen bonificaciones máximas entre el 50% y el 70%, Caliente.MX se juega el todo por el todo y te da hasta el 100% de tus ganancias.

No obstante, la ganancia máxima como en todos los bonos de Caliente.MX puede resultarnos un poco restrictiva. El techo de este bono es de 1,000,000 de pesos mexicanos. Que no es bajo en lo absoluto, pero igual limita nuestra posibilidad de convertirnos en millonarios de la noche a la mañana.

Aquí lo difícil evidentemente no es liberal el bono, porque se trata simplemente de una acreditación adicional en efectivo y que se suma a nuestras ganancias. Lo complicado será alinear 6, 7 o 10 juegos y tener razón en todos. La estrategia sugerida por cualquier jugador experimentado es ir en ‘crescendo’ y probar con combinaciones de 3 o 4 juegos mientras ajustamos nuestro olfato.

Recomendaciones generales

Como a ti, me encantan las apuestas deportivas. Sin embargo, hay una cuestión que no debemos perder de vista como apostadores. La razón por la cual los casinos y las plataformas de apuestas son tan poderosas no es porque nos regalen dinero, todo lo contrario, es precisamente porque les dejamos el nuestro cada vez que entramos.

Esto te lo digo porque aunque legalmente los bonos deben tener la posibilidad de convertirse en dinero en efectivo. Estadísticamente tendremos entre un 10% y un 38% de probabilidades de liberarlos realmente. En gran parte dependeremos de nuestra suerte, pero también de los términos y condiciones del bono.

En este mundo la ecuación es simple, entre más fácil fue de obtener el bono las posibilidades de liberarlo son mucho menores. Por ejemplo, para el bono sin depósito tenemos una probabilidad real de redención que ronda el entre el 18% y el 20%. Lo cual no debe extrañarnos ya que literalmente es ‘dinero’ que nos están regalando.

Con los bonos con depósito hay una ley no escrita que sugiere que la tasa de liberación base es del 25% y a partir de allí debe proyectarse hacia arriba, con un techo no superior al 40%. No obstante, pocos operadores se van a jugar a regalarte 3,000 pesos mexicanos con una “cuota” cercana a 1,50. Creo que me entiendes bien.

Finalmente hay bonos que no necesitan ser liberados sino que se convierten automáticamente en ganancias. No obstante, para llegar a aprovecharlos tendremos que ser verdaderos apostadores y requerirá mucho conocimiento del deporte y los mercados poder colocar una apuesta tan precisa. Lo cierto es que hay casos documentados de apostadores que lo lograron, no en vano Caliente.MX redujo el techo máximo de sus parlays de 2 millones de pesos mexicanos a sólo la mitad en los últimos meses.

A modo de conclusión

El mejor bono de apuestas deportivas siempre será el que te funcione a ti. Un apostador hardcore puede probar suerte con el bono sin depósito, convertir su registro en 2,000 pesos, depositarlos de vuelta, obtener 4,000 y desde allí empezar un parlay con el que deje en ceros a la casa de apuestas.

Sin embargo, aunque eso suena improbable. Estadísticamente siempre hay alguien que consigue colarse por entre las rendijas que deja el sistema y derrotar a la casa. No hace falta ser un tahúr, ni tampoco saberlo todo de todos los deportes. Medir el riesgo, calcular el beneficio y tener mucha paciencia suelen dar buenos resultados a mediano plazo.

Finalmente, aunque suene a cliché, el juego es un deporte de caballeros (y de damas también) y lo último en que debemos convertirlo es en un modus vivendi que le quite la diversión. Para que nos quiebre el espíritu y llenar nuestra vida de estrés tenemos el trabajo, la familia y demás instituciones que le dan sabor a la existencia.

Rate this post

Leave a Reply